En España, el porno se mezcla con el turismo

¿Qué sería lo primero en lo que pensarías, si al pisar esa ciudad donde deseas pasar tus merecidas vacaciones te encuentras que en plena calle se está realizando la grabación de una escena de una película porno? Y es que en España el porno español se mezcla con el turismo.

¿Qué tiene que ver el turismo, España y el porno?

turismo sexo españaEspaña no es en realidad un país muy crítico frente a los desnudos ni de xnxx y aunque existen ciertas escenas que para los españoles suelen ser vistas con relativa naturalidad, para algunos turistas que visitan el país por primera es algo que les incomoda en cierta manera. Es cierto que no hay ningún inconveniente con gestos tan habituales como amamantar un bebe, no obstante, sabemos que todo tiene su límite y posiblemente éste sea el que se ha estado cruzando en 2 de las principales ciudades de España.

La Rambla que está en Barcelona, logra captar la atención de gran parte de los turistas que van de visita a la Ciudad Condal, ya que tanto sus tiendas y restaurantes como sus estatuas humanas se han convertido en uno de los principales atractivos turísticos que ofrecen a todos aquellos turistas que decidan adentrarse en ella. Sin embargo, no son únicamente los turistas junto a sus cámaras fotográficas quienes se interesan por este emblemático enclave, sino que también lo hace la empresa de California llamada “Kink”, la cual resulta ser una de las principales productoras y distribuidoras de cine pornográfico extremo.

Miles de visitantes, sean turistas o no, suelen acudir atónitos a ver de qué manera se llevan a cabo y cómo se graban las escenas sexuales donde aparecen mujeres siendo azotadas, atadas, esposadas e incluso paseadas alrededor de las calles como si fuesen esclavas o aquellas que simplemente caminan semidesnudas en las cercanías del Maremagnum o la Sagrada Familia.

Los turistas se quedan con la boca abierta en sus viajes por España

Como es de imaginar, en estos momentos no falta quien se aproveche del ambiente y se lleve a casa una particular fotografía como recuerdo, sin embargo, a todas luces esta clase de imágenes no benefician a un destino turístico, principalmente si se trata de uno que desea apostar por las compras y la calidad, buscando dejar a un lado el desenfreno y la borrachera.

Ayuntamiento BarcelonaFrente a la conmoción originada en la última filmación que se realizó en abril, el Ayuntamiento ha informado que examinara los protocolos con el fin de evitar este tipo de escenas en lugares públicos, para proteger de cierta manera a aquellos individuos que son ajenos a la filmación, principalmente a los menores de edad.

Pero cabe recalcar que las ordenanzas prohíben la práctica de sexo en las calles, sin importar que éste tenga o no algún tipo de objetivo comercial.

Por lo que no deja de ser contradictorio que realicen esta clase de escenas, dentro de la misma ciudad que aplica multas a las personas que anden en la calle con parte de su cuerpo desnudo, normalmente son 300-500 euros para aquellos que lleven desnudos integrales o estén “casi desnudos” y 120-300 euros para quienes únicamente utilicen bañador o alguna pieza de ropa parecida a esta.